Ceylán (Actual Sri Lanka) es un país soberano insular del continente asiático. La isla fue conocida en la antigüedad como «Lanka», «Lankadvīpa», «Simoundou», «Taprobane», «Serendib» y «Selan», llegando a ser denominada popularmente como la «isla de los mil nombres».  Pero no fue hasta el año 1798 que Ceylán fue erigida en colonia separada, habiendo sido la primera a la que el gobierno británico le dio tal carácter, y recién en 1802 quedó asegurada, por la paz de Amiéns, la dominación británica de «Ceylán», que entonces fue anexionada a la presidencia de Madrás.

En 1815 los británicos destronaron al rey Vikrama Raja Singha, odiado por el pueblo por todas sus crueldades, haciendo así que las primeras monedas que se acuñaron en la Royal Mint para la reciente colonia Ceylán fueran las ½, 1 y 2 Stivers con fecha 1815, las cuales todas llevan el diseño de un elefante en el reverso. Todas estas bajo el reinado de Jorge III.

En cuanto al metal, los 3 valores se acuñaron en cobre, siguiendo la misma composición metalográfica del medio penique inglés, que data desde el siglo XVII.

STIVERS ACUÑADOS EN 1815

  • ½ Stiver – Diámetro: 22 mm – Peso: 4.5 g – Espesor: 1 mm – KM#80
  • 1 Stiver – Diámetro: 28 mm – Peso: 8.6 g – Espesor: 1.7 mm – KM#81
  • 2 Stivers – Diámetro: 34 mm – Peso: 16.7 g – Espesor: 2.5 mm – KM#82

Vale resaltar que la historia de Ceylán, desde sus orígenes es realmente extensa y muy nutrida con hechos de singular relevancia y naturaleza, pero nosotros nos centramos en aquella parte de la historia que nos ayuda a contar el desenlace de estas hermosas monedas.

¿POR QUÉ ELEFANTES?

Resulta que el elefante de Ceylán es una sub-especie más grande del elefante asiático, que alcanzan y a veces superan los 3 metros de altura, con un peso de hasta 6 toneladas y un cráneo proporcionalmente más grande que la de las demás especies, y que además es natural de la isla.