El HMS[1] Bounty, en español “Generosidad”, fue un barco de vela de la armada británica de finales del siglo XVIII.

El barco fue construido inicialmente como buque mercante bajo el nombre de Bethia, aunque más tarde, tras ser adquirido por la Royal Navy, fue sometido a importantes reformas con el fin de realizar una expedición al mar del Sur transportando una carga de árboles del pan[2] desde Tahití, en la Polinesia, hasta el Caribe, que pudiera servir para alimentar a los esclavos de las plantaciones de Jamaica y de otras colonias británicas de las Antillas que sufrían por entonces de periódicas hambrunas.

Quien dirigió la expedición fué el teniente William Bligh, quien tenía al mando una tripulación de 44 hombres. Bligh zarpó el 23 de diciembre de 1787 del estuario del Támesis (Inglaterra). Las órdenes que tenía eran llegar a las islas de La Sociedad, actual Polinesia francesa, por el sur de América atravesando el cabo de Hornos. Sin embargo, temporales desusados y persistentes vientos contrarios le impidieron atravesar hasta el Pacífico, por lo que tuvo que volver al Atlántico para arribar a la Polinesia vía el cabo de Buena Esperanza y el océano Índico. Tras diez meses de navegación, el Bounty llegó finalmente a Tahití, fondeando en la bahía de Matavai el 25 de octubre de 1788.

Una vez llevados a bordo 1051 plantones, el 4 de abril de 1789[3] el Bounty se hizo de nuevo a la vela rumbo al Caribe.

La disciplina entre los hombres se deterioró tras cinco meses de descanso pasados en Tahití, periodo en el que muchos marineros vivieron en tierra y entablaron relaciones con mujeres nativas. La relación de Bligh con su tripulación fue empeorando a medida que este imponía castigos cada vez más severos y aumentaba sus críticas y abusos, teniendo al ayudante de maestre, Fletcher Christian, como blanco frecuente. Este terminó por organizar con éxito un motín contra el capitán unas tres semanas después de que el navío hubiera dejado Tahití.

El motín a bordo del navío HMS Bounty de la Marina Real Británica tuvo lugar el 28 de abril de 1789 en medio del océano Pacífico. Tripulantes insatisfechos, liderados por el ayudante de maestre Fletcher Christian, tomaron el control de la embarcación de manos de su capitán, el teniente William Bligh, a quien dejaron a la deriva a bordo de un bote con pocas provisiones (un sextante, algunos barriles de agua y algo de comida) junto con otros dieciocho marineros leales. Los amotinados se establecieron en Tahití y en las islas Pitcairn, mientras que Bligh consiguió realizar un viaje de más alrededor de 6000 KM hasta encontrar tierra, llegando a Timor, pero no fue hasta abril de 1790 que Bligh logró regresar a Gran Bretaña y comenzar entonces un proceso para que los amotinados comparecieran ante la justicia.

Cuando Bligh llegó a Gran Bretaña, hubo de someterse a una corte marcial por la pérdida del navío, pero el juicio se saldó con su libre absolución. La Armada despachó a la fragata HMS Pandora al mando del capitán Edward Edwards con la misión de traer a Inglaterra al resto de la tripulación y esclarecer su participación en los hechos.

A bordo del Bounty habían quedado 25 hombres en total, los cuales regresaron a Tahití. De los que realmente estaban implicados en el motín (Christian y ocho o nueve marineros) partieron rumbo nuevamente a vela hasta establecerse en la isla de Pitcairn, el resto se quedaron en Tahití a la espera de que un barco inglés los llevase de retorno a la patria, éstos posteriormente fueron aprisionados en el Pandora, que luego procedió a buscar (sin éxito) a Christian y al resto de los hombres que se habían escondido en las Pitcairn. La Pandora encalló en la Gran Barrera de Coral en el camino de vuelta, perdiendo 31 tripulantes y cuatro prisioneros del Bounty. Los diez restantes llegaron a Gran Bretaña en junio de 1792 y fueron juzgados en un consejo de guerra; cuatro fueron absueltos, tres indultados y tres ahorcados. El grupo de Christian permaneció sin ser descubierto hasta 1808, fecha en que solo uno de los amotinados, John Adams, seguía vivo. Casi todos los demás hombres, incluido Christian, se habían matado entre ellos o habían muerto a manos de los rehenes polinesios. No se tomó ninguna acción contra Adams.

 

El-capitan-Bligh

Fletcher Christian y los amotinados dejan al teniente Bligh  y a otros marineros a la deriva en el mar. Pintura de Robert Dodd en 1790.

 

NUMISMÁTICAMENTE HABLANDO…

En conmemoración al 200º Aniversario del motín, la Isla de Man en el año 1989 acuñó cuatro monedas de valor 1 Crown donde se representan los diferentes momentos de la historia antes contada.

1 Crown de 1989 – KM#240

Metal: Cuproníquel – Módulo: 38.5 mm

Imagen del teniente Bligh y su Cónyuge Elizabeth (Betsy) Betham en el día de su casamiento, el 4 de febrero de 1781.

Anverso: Busto de  Elizabeth II

1 Crown de 1989 – KM#241

Metal: Cuproníquel – Módulo: 38.5 mm

Imagen del HMS Bauty.

Anverso: Busto de  Elizabeth II

1-Crown-Mutiny-on-the-Bounty---Captain-Bligh-and-crew-set-afloat

1 Crown de 1989 – KM#242

Metal: Cuproníquel – Módulo: 38.5 mm

Imagen del teniente Bligh y sus marineros leales a la deriva en el mar,  representación de la pintura de Robert Dadd de 1790.

Anverso: Busto de  Elizabeth II

1-Crown-Mutiny-on-the-Bounty---Pitcairn-Island

1 Crown de 1989 – KM#243

Metal: Cuproníquel – Módulo: 38.5 mm

Imagen del HMS Bauty cerca de la isla de Pitcairn.

Anverso: Busto de  Elizabeth II

 

REFERENCIAS:

[1] El acrónimo inglés HMAV significa His Majesty’s Armed Vessel (en español: Buque armado de Su Majestad) y HMS son las siglas del inglés para «His/Her Majesty’s Ship» (en español se traduce como «Buque de Su Majestad»).

[2] Árbol tropical del cual se obtiene un fruto cuya pulpa tiene un aspecto similar al del pan.

[3] 5 meses después del desembarco, ya que esta era una estación propicia para trasplantar los brotes del árbol.